Patrimonio

Patrimonio arqueológico

Valleseco no es un municipio con grandes valores arqueológicos pero a pesar de ello podemos encontrar varios yacimientos: Las Cuevas del Andén, Las Cuevas de Las Hoyas, El Maipey y El Tablero.

 

Las Cuevas del Andén y Las Hoyas son dos conjuntos de cuevas naturales y artificiales muy reutilizadas como hábitat y para guardar ganado. Estas se encuentran muy alteradas, y aunque pudieron ser aborígenes, no se posee ninguna evidencia material in situ de ello. Se encuentran muy próximas unas de otras en la zona del Barranco del Andén.

 cuevas del anden

 

El Maipey se trata de un túmulo situado en la pista que sube desde Valsendero por el Barranco del Andén al Cortijo de Crespo, cerca de La Montaña Pajarita. Según referencias orales, al abrir una pista en la zona, se localizaron restos óseos humanos al destruir un mojón. Actualmente no se localizan ni estructuras ni restos arqueológicos, ya que es una zona muy alterada.

 

En la zona del Tablero en Caserón se localiza un grabado rupestre situado en la piedra esquinera de un muro perteneciente a una construcción histórica anexa a una casa tradicional en el barrio de Caserón; que presenta motivos reticulados incisos. La época en la cual se realizó no está determinada.

 

Actualmente, el Servicio de Patrimonio del Área de Cultura del Cabildo de Gran Canaria está procediendo a realizar la Revisión y Actualización de la Carta Arqueológica de Valleseco. En el documento provisional redactado se han inventariado 8 Yacimientos Arqueológicos: Conjunto arqueológico de “Cuevas de Acero”, Conjunto Arqueológico de “Cuevas del Masón”, Conjunto Arqueológico de “Cuevas de Monagas”, Grabados Rupestres de Caserón, Conjunto Arqueológico de “Cuevas de Troyanas”, “El Maipey”, Conjunto Arqueológico de “Cuevas de Las Hoyas (Cuevas del Andén II) y Conjunto Arqueológico de “Cuevas del Andén”.

Patrimonio arquitectónico

El municipio de Valleseco posee un importante patrimonio de arquitectura rural tradicional, vinculada a explotaciones agrícolas que se encuentran diseminadas en el territorio o dentro de pequeños conjuntos, destaca un grupo de viviendas localizadas en Monagas que por su localización quedan embebidas en el paisaje. También destaca otro grupo de viviendas en la zona de Valsendero y de forma dispersa por el área de Caserón, Zamora o Troyanas.

 plaza-de-valleseco

 Plaza de Valleseco

 

No obstante, el núcleo que posee edificaciones con valores estéticos de consideración es Valleseco Casco. Dichas edificaciones forman el núcleo originario fundacional de Valleseco. En él podemos encontrar edificaciones con elementos tipológicos tradicionales, así como elementos singulares como la Iglesia de San Vicente Ferrer construida en 1898, y el Parque Municipal, que ha permanecido a lo largo del tiempo con alto grado de conservación, sin grandes alteraciones morfológicas.

 ermita molinete

Ermita de la Silla en Caserón 

 

Destacan otros elementos singulares en Valsendero como la Iglesia de San Luis Gonzaga (1.925) y la Ermita de la Silla en Caserón (mitad del siglo XIX).

iglesias 5

Iglesia de Valsendero

Patrimonio etnográfico

Los principales elementos etnográficos que podemos encontrar en el municipio giran en torno al aprovechamiento del agua (acequias, estanques, lavaderos, molinos, pozos o galerías) y a las explotaciones agrícolas (casas, corrales, cuevas o alpendres).

 acequia

 Acequia Honda

Siendo el agua una de las principales riquezas del municipio de Valleseco, desde muy pronto se construyeron diferentes acequias para el transporte de agua desde galerías o presas. Las más importantes que todavía se conservan son las Acequia de la Cumbre, la Acequia de Crespo o la Acequia Honda. En su recorrido se construyeron diferentes elementos para el aprovechamiento del agua por la población. Los pilares eran tomas comunes de donde todos los vecinos se abastecían, mientras que las fuentes eran manantiales naturales de agua. Los lavaderos estaban hechos en piedra y en ellos se podía lavar la ropa o tomar cierta cantidad de agua con cacharros para el uso del vecindario. Aún hoy en día siguen usándose diariamente por las mujeres. No ocurre lo mismo con los antiguos molinos que había distribuidos a lo largo de la Acequia Honda, perteneciente a la Heredad de Aguas de Arucas y Firgas, de los que tan solo quedan algunos vestigios.